Una ostia bermellón

erupta en las aguas del Plata

del vértice de las pequeñas olas

parece desprenderse del río

miríadas de gotas doradas.

¡Amanece Buenos Aires!

aunque tu alma no ha dormido

la brisa acaricia ya tus copas

y febo llama a tus ventanas.

Como soñoliento ciempiés

con espasmos de araña

brota tu fiebre de liebre

al crescendo de la mañana.

Miradas que se prenden

luces que se apagan,

gana el cause la calle

y una creciente de café

despeja las gargantas.

¡Despierta Buenos Aires!

un barco cruza tu horizonte,

viene preñado de mañana

mientras Moira teje la historia

con el pueblo en retaguardia.

¡Labriego labrador que laboras

habiendo cargado el amanecer

horas por delante del alba

ajusta  hoy otra vez

el reloj de la Reina del Plata! – oct99

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: