CAPÍTULO XXV
– Los hombres – dijo el principito – se precipitan en los rápidos pero ya no saben qué es lo que buscan. Entonces se agitan y dan vueltas…

Y agregó:
– No vale la pena…

El pozo que habíamos encontrado no se parecía a los pozos saharianos. Los pozos saharianos son simples hoyos cavados en la arena. Aquél se parecía a un pozo de pueblo. Pero no había allí ningún pueblo, y yo creía estar soñando.

– Es extraño – le dije al principito –, está todo listo: la polea, el balde y la cuerda…

Rió, tocó la cuerda, jugó con la polea. Y la polea gimió como gime una vieja veleta cuando el viento estuvo mucho tiempo dormido.

– Oyes – dijo el principito -, hemos despertado al pozo y él canta…

Yo no quería que hiciera un esfuerzo:

– Déjame hacer – le dije -, es demasiado pesado par ti.

Icé lentamente el balde y lo apoyé, bien derecho, en el brocal. En mis oídos persistía el canto de la polea, y en el agua que continuaba temblando veía temblar el sol.

– Tengo sed de esta agua – dijo el principito -, dame de beber…

Y comprendí qué es lo que él había buscado !

Levanté el balde hasta sus labios. Bebió con los ojos cerrados. Todo era agradable como una fiesta. Esa agua era más que un simple alimento. Había nacido de la caminata bajo las estrellas, del canto de la polea, del esfuerzo de mis brazos. Era buena para el corazón, como un regalo. Cuando yo era niño, la luz del árbol de Navidad, la música de la misa de medianoche, la dulzura de las sonrisas, hacían el aura del regalo de Navidad que recibía.

– Los hombres de tu tierra – dijo el principito -, cultivan cinco mil rosas en un mismo jardín… y no encuentran lo que buscan.

– No lo encuentran – respondí.

– Y sin embargo, lo que buscan podría encontrarse en una sola rosa o en un poco de agua…

– Desde luego – respondí.

Y el principito agregó:

– Pero los ojos son ciegos. Hay que buscar con el corazón.

Había bebido y respiraba bien. La arena, al amanecer, tiene el color de la miel. Me sentía contento también por ese color de miel. Por qué habría de estar apesadumbrado…

– Debes cumplir tu promesa – me dijo dulcemente el principito, que se había sentado de nuevo a mi lado.

– Cuál promesa ?

– Ya sabes… un bozal para mi cordero… soy responsable de aquella flor !

Saqué del bolsillo mis bocetos. El principito los vio y dijo riendo:

– Tus baobabs, parecen más bien repollos…

– Oh!

Y yo que estaba tan orgulloso de los baobabs !

– Tu zorro… sus orejas… parecen más bien cuernos… y son demasiado largas !

Y volvió a reírse.

– Eres injusto, hombrecito, yo no sabía dibujar más que las boas cerradas y las boas abiertas.

– Oh! ya va a salir – dijo –, los niños saben.

Dibujé entonces un bozal. Y se me encogió el corazón cuando se lo di:

– Tienes proyectos que desconozco…

Pero no me respondió. Me dijo.

– Sabes, mi caída en la Tierra… mañana se cumplirá un año…

Y después de un silencio agregó:

– Había caído muy cerca de acá…

Y se sonrojó.

Y de nuevo, sin comprender por qué, sentí un extraño desasosiego. Se me ocurrió una pregunta:

– Entonces no es por casualidad que la mañana en que te conocí, hace ocho días, deambulabas así, solo, a mil millas de todas las regiones habitadas ! Regresabas al lugar de tu caída ?

El principito se sonrojó de nuevo.

Y agregué, titubeando:

– Con motivo, quizá, del aniversario ?…

El principito volvió a sonrojarse. Él nunca respondía a las preguntas, pero cuando uno se sonroja significa que “sí”, no es cierto ?

– Ah! – le dije -, tengo miedo…

Pero me respondió:

– Ahora debes trabajar. Debes volver con tu máquina. Te espero acá, regresa mañana al atardecer…

Pero yo no me sentía tranquilo. Me acordaba del zorro. Se corre peligro de llorar un poco si uno se dejó domesticar…



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: