Un sonrosado febo

a la reina de la noche da paso

sobre el teatro de operaciones

mientras en las colinas

aún fuman los cañones.

El rocío vespertino

sobre la hierba y las chaquetas

indeciblemente manso

con el vapor soldadesco

de la contienda se mezcla.

Un cansancio viril

con ritmo todo lo tensa

y el profundo cielo del valle

contiene los corazones

galopantes en las trincheras.

En su cenit el lucero

esta noche reemplaza al fuego

y bajo su mirada fiel

convocados los amantes

se reúnen ante el Silencio.

31/10/98

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: