Verso volando vas

a posarte en la posada

de mi pastora,

dile, dile verso

que venga ahora

a posarse en mi pecho

con su corazón y su mente

aquella, la mía señora.

Tus ojos dan luz a la luna

tu amor calor a mi sol

por tu voz cantan los pájaros

y tu rostro belleza de la flor.

Tu sonrisa es mirada de Dios,

tu comida del universo unción.

Eres cada día nueva

como el amanecer,

eres cada día igual

como el sol que calientas.

Cuando mi sangre se enfríe

partirá mi ser envuelto

en la suavidad de tu aliento

y todo el calor salido

de aquestas las mías entrañas

cubrirá tu frente y tu cuerpo

a la espera de la hora

en que el presente sea

por siempre como ahora

en los jardines del Eterno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: